viernes, 24 de agosto de 2012

Scene 20


Diario de Viaje día 1.

Por fin estoy en el hotel, el viaje ha sido agotador.
Un total de 25 horas de vuelo con 2 escalas desde el J.F.Kenedy en Nueva york hasta la isla de Bora-Bora, y luego una avioneta que parecía caerse a pedazos 40 km al este hasta llegar a Vaiea, la aldea poblada de la isla de Maupiti.
La aldea tiene un pequeño puerto de marineros y pescadores, pero apenas son 500 habitantes en total.
El resto de la isla está deshabitado.
Lo primero que voy a hacer es darme una ducha, el calor que hace aquí es húmedo y pegajoso. Mientras veníamos en la avioneta hice algunos dibujos de la isla, tiene mas o menos ese aspecto desde el aire.
Luego he vomitado ·///_\\\·
Me han dejado todo tipo de fruta tropical en la misma habitación así que también comeré algo. Debería descansar por que a pesar de que son las 3 de la tarde hora local, en los aviones casi no pude pegar ojo. Pero estoy tan emocionado que no podría conciliar el sueño.
Un nuevo trabajo, y completamente financiado!!! Se que no encontraré lo que esa chica quiere que encuentre, una sirena.. tal vez en lo basto del océano pero en un lago de agua dulce... no, no creo.
Sin embargo es toda una experiencia poder venir a buscarla, escuchar las historias de los marineros locales, todo esto completará un capítulo vacío de mi "supernaturalis creaturis" (nota mental, buscar consejos de publicación, los nombres en latín de libros de mas de 1000 páginas ya no están de moda)
Me han dicho que llegar al lago lleva unas 20 horas por terreno abrupto, tendré que acampar allí si quiero establecer un puesto de observación. Adiós a las comodidades del hotel.
He de llamar a la señorita McNeil una vez a la semana para informarla, así que aprovechare un par de días para dormir en el pueblo y abastecerme.
Mañana a primera hora partiré hacia el lago.
Estoy impaciente.

Wade.

P.D. He de informarme si se sabe algo de John McNeil, el abuelo de la joven que me ha contratado. Ella dice que se mudó a vivir a este archipiélago cuando ella tenía 9 años, y que no han vuelto a saber nada de él.
Por lo menos me ha dado un par de fotos, si no no tendría nada por donde empezar.

Un dibujo de la isla desde la avioneta, terminado luego en el hotel.